Bruxismo: Hábito y Parafunción. Salazar Clínica Dental. Dentista en Getafe.

Bruxismo: Hábito y Parafunción.

 bruxismo2

El bruxismo no se considera como una patología en sí, sino más bien como una parafunción que se manifiesta como signo o alarma de otra cosa.

Para los pacientes que bruxan o para los que atendemos pacientes bruxómanos es frecuente asociar esta parafunción con períodos de estrés o con pacientes nerviosos (ansiosos). Por lo que el tratamiento ideal debe enfocarse en atacar la causa además de proteger las estructuras dentarias, superficies articulares y eliminar el dolor muscular.

Es importante que el paciente destine momentos en el día para relajarse y/o que realice actividad física que le permita liberar tensiones.
Esto es parte fundamental en el tratamiento del bruxismo desencadenado por estrés.

A pesar de que el estrés es la causa más frecuente, Trastornos del Sueño o un contacto inadecuado entre los dientes pueden también ser el origen; es por esto importante realizar un exhaustivo examen a los pacientes con bruxismo, pues si la causa no se identifica con claridad, el tratamiento puede resultar ineficaz.

Pero, cualquiera sea la causa, el hecho de que aumente la actividad de los músculos elevadores no persigue ningún fin funcional; es por eso que se le llama Parafunción. El problema es que si las parafunciones se mantienen en el tiempo, se transforman en hábitos (por ejemplo comerse las uñas) entonces aunque la causa que desencadenó el problema haya desaparecido, el acto involuntario neuromuscular se mantiene y eso es lo que pasa también con el bruxismo, la mayoría de los pacientes se sorprenden de día apretando los dientes involuntariamente.
El tratamiento en esta etapa es más complejo, lo ideal es pesquisar la parafunción en su comienzo para interrumpirla antes que se transforme en un hábito, pues el camino que se debe recorrer para eliminar un hábito es más largo.

Sin duda, el tratamiento del hábito requiere de la participación activa del paciente, en relación a erradicar ya no la causa, sino el mecanismo que mantiene la parafunción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *