Dentista Getafe. Las encías en la mujer

Hay tres etapas en la vida de la mujer que requieren ciertos cuidados orales adicionales: la pubertad, el embarazo y la menopausia.

Los cambios hormonales producidos en los diferentes periodos pueden predisponer al desarrollo de enfermedades periodontales. La encía es un tejido extremadamente sensible a estos cambios hormonales, y junto con la nociva placa dental puede favorecer situaciones que en su caso más extremo, puede conllevar a la pérdida de los dientes.

¿Qué son las enfermedades gingivales?

Diferentes estadios de la Enfermedad Periodontal

La enfermedad periodontal  o más comúnmente llamada “piorrea”, es una patología que afecta a los tejidos que rodean a los dientes (tejidos blandos y duros). En su estadío más leve aparece la gingivitis, que se localiza en la encía, es una enfermedad reversible y con su adecuado tratamiento podemos retornar a una situación de salud oral. En el caso de no tratar la gingivitis, en una de cada dos mujeres se establecerá periodontitis, con afectación al hueso además de la encía. Estaremos entonces ante una situación irreversible, pero con un tratamiento temprano podremos evitar la pérdida de los dientes.

Los síntomas más importantes son el enrojecimiento y sangrado de las encías, halitosis (mal aliento), movilidad dental, sensibilidad al frío y/o calor, y retracción de las encías. Algunas veces, estos síntomas pueden pasar desapercibidos, sobretodo la ausencia de sangrado en fumadoras.

Inflamación gingival en dientes superiores y presencia de cálculo o sarro en dientes inferiores.

Es muy importante tener unos hábitos diarios de higiene bucal, cepillarnos los dientes tres veces al día durante 2 minutos y realizar una correcta higiene interproximal con la seda dental una vez al día. Por otra parte, acudir a nuestras revisiones periódicas una vez al año como mínimo con nuestro dentista es requisito indispensable. En el caso que detectemos cualquiera de estos síntomas, podremos actuar con rapidez, controlando la mayoría de los casos si estamos ante periodos iniciales.

A continuación vamos a explicar algunas recomendaciones para los diferentes periodos:

Pubertad

En esta etapa hay un aumento de los niveles de hormonas femeninas que producen un aumento de la circulación sanguínea en la encía, por lo que ésta se tiende a hinchar y puede tener mayor tendencia al sangrado, sobretodo en presencia de placa bacteriana.

Acúmulo de placa bacteriana en el surco gingival.

Normalmente a medida que la mujer madura en su desarrollo, la tendencia al sangrado tiende a disminuir, pero si no se realizó una prevención adecuada puede haber daños irreversibles en la encía.

Embarazo

El embarazo provoca fluctuaciones en los niveles hormonales que junto con la acumulación de placa bacteriana provocan una exageración en la respuesta inflamatoria. Además, aparecen cambios en la composición de la saliva que pueden predisponer a la erosión y a la caries dental. Entre un 60-75% de las embarazadas presenta gingivitis del embarazo, aunque con una adecuada higiene, evoluciona favorablemente en el 50% de los casos.

Las mujeres con historia previa de enfermedad periodontal deben extremar los cuidados bucales en este periodo, pues normalmente tiende a empeorar.

Todas las mujeres embarazadas deberían acudir a una revisión bucal, el mejor momento para hacerlo, es el segundo trimestre.

Si estás tomando anticonceptivos orales, “la píldora”, puedes ser susceptible a sufrir los mismos trastornos que afectan a las mujeres embarazadas.

El Consejo General de Dentistas, recientemente ha publicado una Guía de Salud Dental para Embarazadas. Puedes acceder a ella, para cualquier duda desde aquí.

Menopausia

La afectación más importante que suele aparecer es la xerostomía (sequedad bucal) e irritación bucal. Se pueden sufrir cambios en el gusto, en el aliento, sequedad de boca, o dolor facial o dental.

En algunos casos, puede aparecer un cierto grado de osteoporosis después de la menopausia. Recientemente se ha relacionado la osteoporosis con una mayor tendencia a la enfermedad periodontal. En estos casos, el tratamiento y cuidado de la encía es muy importante.

Si estás bajo terapias con suplementos de estrógenos, apenas afectarán a tu boca, aunque sí podemos tener tendencia a la hinchazón y sangrado de las encías.

¿Tienes alguna duda acerca de la información recibida? ¿Te sientes identificada con alguno de los problemas descritos? Contacta con nosotros o escribe un comentario más abajo para cualquier aclaración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *