Halitosis. Salazar Clinica Dental. Dentista en Getafe.

Halitosis.

halitosis2

Es muy común que en nuestro día a día nos encontremos con personas que sufren halitosis, ese mal olor en la boca que impide en muchas ocasiones establecer relaciones con las personas que nos rodean. El mal aliento baja el autoestima de la persona que lo padece, pero más allá de esto, es señal de que algo no marcha bien en nuestro cuerpo.

Según estudios, el 50% de las personas sufren de halitosis recurrente y aunque el olor desaparezca temporalmente con mentas o chicles, el mal aliento regresa.

Causas del mal aliento

Son múltiples las causas de este problema oral. Entre las más comunes encontramos:

Mala higiene oral: Después de comer es importante cepillar meticulosamente nuestros dientes, encías y lengua. Cuando no tenemos una correcta limpieza, los restos de alimentos se acumulan con microorganismos, produciendo placa bacteriana. Además, el pH de nuestra boca aumenta, favoreciendo el crecimiento de bacterias que descomponen los alimentos y finalmente producen un desagradable olor.

Problemas dentales: Las caries avanzadas, prótesis o coronas mal ubicadas generan espacios para que la comida se estanque y con el paso de los días se descomponga produciendo mal olor. La gingivitis o periodontitis (inflamación de las encías) también es otro factor que puede producir mal aliento.

Alimentación: Cualquier tipo de alimento sufre un proceso de desintegración en la boca y al no eliminar los residuos se produce el mal aliento. Aunque hay alimentos que intensifican más este problema como el ajo, la cebolla, el curry, los espárragos entre otros.

Boca seca: Nuestra saliva es la encargada de mantener nuestra boca humectada, pero mientras dormimos la producción de saliva disminuye y las células descompuestas se van acumulando en todas las zonas de la boca. Por esto es normal el famoso aliento matutino, pero con un buen cepillado nuestra boca recupera el aliento fresco.

Cigarrillo y alcohol: Al fumar y consumir alcohol se irritan las mucosas de nuestra boca, la lengua y los dientes. La oxigenación baja y la saliva disminuye, produciendo mal aliento.

Otras enfermedades: Muchas personas tienen una excelente salud oral pero su mal aliento persiste. En estos casos, es necesaria la evaluación de un médico porque otro tipo de enfermedades también pueden producir halitosis, como: rinitis, gastritis, sinusitis, disfunciones metabólicas, diabetes, estrés, cáncer de pulmón y el consumo de algunos medicamentos como antihistamínicos y ansiolíticos.

Soluciones para el mal aliento

  • – Cepíllese los dientes después de cada comida, utilice cuidadosamente la seda dental y enjuagues bucales. La lengua también requiere un cuidado y aseo especial.
  • – Tenga controles semestrales con su odontólogo, para revisar que no existan problemas como caries o enfermedades periodontales.
  • – Evite el cigarrillo y el alcohol
  • – Consuma abundante agua durante el día

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *