Malos hábitos dentales en los niños. Salazar Clinica Dental. Dentista en Getafe.

Malos hábitos dentales en los niños.

niñamalhabito

Si tienes hijos, debes implementar desde pequeños las buenas costumbres orales. No se trata de esperar que aparezca la primera caries o que se les caiga el primer diente. Lo más importante es prevenir y eliminar los malos hábitos dentales que tanto los menores como los padres adoptan, siendo perjudiciales para la salud oral.

¿Cuáles son los malos hábitos dentales más comunes? 

Chuparse el dedo

Es muy normal ver que los niños se chupan el dedo para dormir o para calmarse después de haber llorado. El dedo ejerce una presión constante en el paladar; lentamente va deformando la arcada y generando el apiñamiento de los dientes. De esta manera, cuando aparezcan sus dientes permanente, lo más seguro es que requiera de un tratamiento de ortodoncia para alinear sus estructuras dentales.

Dormir con el tetero

Esta situación es un arma de doble filo. Primero porque al succionar durante la noche el tetero o biberón también se puede deformar la arcada dental, además las sustancias que contiene generalmente son dulces  y puede causar caries. Estas caries se presentan como pequeñas manchas blancas y en las horas de la noche, es cuando menos cantidad de saliva producimos, desprotegiendo los dientes y siendo un ambiente propicio para producirse la caries. Esté alerta también con los chupos mojados en azúcar que causan el mismo efecto.

Uso de chupete:

El chupete, si es mal utilizado, pueden inducir a deformaciones en maxilares y en las arcadas dentarias, dependiendo de la frecuencia, duración e intensidad del hábito. El efecto suele ser transitorio si ambos elementos se usan hasta los 2 años de vida. El cese el hábito de succión varía entre los 18 y 24 meses. Cuando la necesidad de succionar continúa posterior a los 2 años, se convierte en un mal hábito. Muchos niños satisfacen el deseo de succión con el chupete, e incluso se establece la costumbre de dormirse con el en la boca , lo que constituye una de las causas más comunes de caries conocidas como caries del biberón.

La succión es una función que está codificada genéticamente para alimentar al bebé durante los primeros meses de vida, pero está destinada a extinguirse progresivamente a medida que el niño adquiere nuevas habilidades para alimentarse alrededor de los seis meses de edad. Es por esto que se deben utilizar poco a poco otros elementos como el vaso y la cuchara.

Triturar los alimentos

Entre los malos hábitos dentales más comunes encontramos el triturar los alimentos, muchas madres se acostumbran a darle todas las comidas maceradas a los niños para que tengan una mejor digestión. Pero desconocen el mal que esto genera a nivel dental porque el ejercicio de masticar fortalece los músculos de la cara y la lengua, además de estimular las encías. Desde que aparecen los primeros dientes, se debe acostumbrar al niño a ingerir alimentos sólidos.

Mala higiene oral

Los niños aparte de sus 3 comidas al día, consumen constantemente dulces y golosinas. Los azucares en la boca de los pequeños son malignas ya que se transforman en caries. Cepillar los dientes se debe convertir en un juego, actualmente venden cepillos de dientes y cremas dentales con los dibujos animados preferidos de los niños. Al realizar la higiene oral, se les puede enseñar que se van a eliminar todos los villanos que contiene nuestra boca. Tenga cuidado con las cremas con exceso de flúor ya que puede generar manchas dentales.

 ¿Cómo prevenir los malos hábitos dentales?

Lo más importante es visitar al odontólogo desde temprana edad, aproximadamente a partir del primer año. Aunque el niño no presente dolor, es bueno que se vaya familiarizando con este ambiente. El odontopediatra comenzará por realizar un historial de antecedentes dentales del pequeño y evaluar posibles alteraciones en el crecimiento.

La educación oral también va dirigida especialmente a los padres de familia que son los que finalmente generan los buenos hábitos de limpieza en los pequeños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *