Medicina oral. Hemangiomas. Clínica. Salazar Clínica Dental. Dentista en Getafe.

Medicina oral. Hemangiomas. Clínica.

anatomiadentalboca
Los hemangiomas de la cavidad oral suelen ser elevados, a menudo multinodulares, y nítidamente rojizos, azules o amoratados. Generalmente afectan a niños, sin predilección por ningún sexo. La compresión de la lesión con un portaobjetos de cristal producirá generalmente su blanqueamiento, al exprimirse los eritrocitos fuera de los canales vasculares.(Diascopia) Los hemangiomas pueden aparecer en cualquier parte de la mucosa, pero son más frecuentes en la lengua. Con frecuencia, su carácter multinodular confiere a la superficie dorsal un aspecto arracimado o polipoide.

Estos hemangiomas se extienden con frecuencia a los músculos intrínsecos de la lengua. Aunque muchas de estas lesiones mucosas se resolverán cuando el paciente adquiera la madurez, algunas permanecen, sin crecer ni involucionar.

Los hemangiomas intramusculares pueden localizarse en cualquier zona de las partes blandas de la cabeza y el cuello. Dentro de la cavidad oral suelen afectar a la lengua y los labios. Cuando son profundos, el tejido superficial es de coloración normal. Los hemangiomas intramusculares distorsionan la zona y presentan una textura esponjosa a la palpación.

En la cara se observa a veces un tipo especial de hemangioma, conocido como mancha en vino de Oporto. Suelen ser unilaterales y parecen seguir una, dos o las tres divisiones del nervio trigémino. Aunque pueden presentar algunas elevaciones nodulares, la mayoría de las manchas en vino de Oporto son máculas amoratadas y difusas, con bordes irregulares, nítidamente diferenciados de la piel normal.

A veces se identifica un síndrome específico con manchas en vino de Oporto unilaterales en el rostro, en individuos que presentan también hemangiomas intracraneales y epilepsia. Este cuadro se denomina angiomatosis encefalotrigeminal, también conocida como síndrome de Sturge- Weber. Los hemangiomas intracraneales desarrollarán a menudo calcificaciones en las paredes de los vasos meníngeos, provocando una imagen radiológica singular, con líneas paralelas radiopacas, denominadas calcificaciones en «rieles de tranvía».

En la cabeza y el cuello pueden existir malformaciones arteriovenosas (AV), capaces de afectar tanto a partes blandas como duras. Las malformaciones arteriovenosas mandibulares centrales son más frecuentes en mujeres y suelen detectarse en la infancia. Estas raras lesiones expanden lentamente la mandíbula y son indoloras. La auscultación con un estetoscopio revela a menudo un soplo. El soplo se debe al flujo de sangre a través de las vías vasculares anómalas. Los dientes situados sobre estas malformaciones vasculares suelen ser compresibles, dando una sensación esponjosa, y pueden producirse hemorragias espontáneas alrededor de la hendidura gingival. La aspiración con una aguja de calibre grueso obtendrá sangre abundante ya menudo la jeringuilla se rellena espontáneamente sin manipular el émbolo. Esto indica la considerable presión arterial que existe dentro de las malformaciones AV. El aspecto radiológico clásico de una malformación AV central es una radio transparencia multilocular. Es importante recalcar que las radio transparencias son bastante pequeñas, como agujeros de carcoma en la madera. Anatómicamente, las radio transparencias representan el tortuoso trayecto de los canales vasculares a través del hueso. Existen también hemangiomas óseos verdaderos. Estas proliferaciones vasculares están sometidas a presión capilar o venosa y representan proliferaciones vasculares idénticas al hemangioma común de los tejidos blandos. Los hemangiomas centrales pueden expandir también el hueso dándole un aspecto radiológico multilocular; sin embargo, no se detecta soplo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *