Ortodoncia y alimentación. Las primeras molestias. Salazar Clinica Dental. Dentista en Getafe.

Ortodoncia y alimentación. Las primeras molestias.

bracketestetico1

Las rozaduras durante la primera temporada y los días siguientes a cada visita al ortodoncista, junto con las llagas en las comisuras de los labios o en distintas partes de la cavidad bucal por mordeduras al no tener habilidad para masticar con el aparato, son molestias comunes que se superan con el tiempo o, al menos, resultan menos incómodas.

Curar las llagas en la boca. Las aftas bucales, las irritaciones e inflamaciones de las encías o las gingivitis son más molestas y tardan más en curarse cuando se toman alimentos ácidos que las irritan, como los cítricos, el ananá, el tomate o el vinagre, que convendrá evitar en el tiempo que dure el malestar. Según la intensidad del dolor, también molestan los alimentos duros como la corteza de pan y los bizcochos, los que se toman muy calientes o los muy condimentados y picantes.

La vitamina A sirve para la regeneración de las mucosas y acelera la curación de las heridas, por lo que en estos casos conviene tomar cada día alimentos ricos en estos nutrientes. Esta vitamina abunda en la leche entera, la manteca, los quesos y los huevos. En los vegetales se halla en forma de ß caroteno, el pigmento que da color naranja a zanahorias, calabazas, mandarinas, naranjas, mango, melón, etc.

Evitar los alimentos pegajosos y duros. Algunos alimentos con textura dura como el pan tostado, las galletas, los frutos secos y el pop, o de textura pegajosa como los chicles, caramelos gomosos etc., se pegan a las bandas del aparato o a las brackets. Tampoco conviene tomar alimentos azucarados, como chocolates, bombones, y similares, si no es posible hacer una buena higiene bucal a continuación.

Los restos de comida que se adhieren a los dientes son su sustrato para las bacterias que generan ácido y deterioran el esmalte dental, el paso previo para el inicio de la CARIES. Del mismo modo, pueden no resultar convenientes los alimentos de textura blanda, pero que requieren una masticación más enérgica, como el jamón cocido o el jamón serrano.

Masticar bien desde pequeños

En la actualidad, los niños apenas tienen necesidad de masticar porque la textura de la mayoría de los alimentos que comen es blanda. Ingieren carnes picadas en lugar de filete, purés en vez de ensaladas o frutas blandas y muy maduras. Los progenitores deben saber el rol importante que tiene la masticación durante la primera infancia en el desarrollo y posterior buen funcionamientos del sistema dentario. Proponer a los niños desde sus primeros años alimentos que exijan masticar durante más tiempo les podría prevenir de muchos males de la dentadura y, en consecuencia, de visitas futuras al ortodoncista.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *