¿Si se despega el perno y la corona, es por culpa del tratamiento de conducto? endodoncia. Salazar Clínica Dental. Dentista en Getafe

¿Si se despega el perno y la corona, es por culpa del tratamiento de conducto?endodoncia.

implantes10

Cuando un perno y una corona dental se despegan del diente en donde se encontraba cementado, muchas personas creen que es por culpa del tratamiento de conducto que está mal realizado. 

A veces sí, otras no.

El tratamiento de conducto es una terapia dental totalmente independiente del perno y la corona.  Es mas, no siempre que se hace un tratamiento de conducto es necesario hacer un perno y una corona.  A veces, la rehabilitación o reconstrucción del diente tratado, se limita a una corona solamente, una incrustación o solamente una restauración tradicional de las utilizadas para reconstruir dientes dañados por caries.

En el caso del perno, más precisamente, se despega o se sale del diente cuando el perno no tiene la longitud y la forma adecuada para mantenerse unido a el.  También este desprendimiento puede deberse a un mal cementado (pegado) del perno a la raíz de la pieza dental por una mala técnica, pero este factor no es tan importante como la anatomía (forma) del perno.

La confusión ocurre por que existen situaciones en que el tratamiento de conducto no posee la forma correcta, para que a partir de el, se pueda realizar un perno con la forma y longitud adecuada para que no se salga.  

¿Cuándo ocurre esto? Cuando la anatomía (forma) del conducto dental naturalmente no permite hacerlo adecuadamente, cuando se encuentra «calcificado» el conducto (el conducto esta como tapado por tejido dental duro internamente, muchas veces imposible de remover) o cuando esta mal realizada la endodoncia o tratamiento de conducto en sí.

Por tal motivo, hay que evaluar la razón del «despegamiento» o desprendimiento del perno y la corona y buscar su falla:

  • Si es por un perno y corona mal realizado.
  • Si es por un tratamiento de conducto deficiente  que no nos permita realizar el perno correctamente.
  • Por otros motivos (hábitos del paciente,  traumatismos, calidad de los materiales, técnica incorrecta, ubicación en la arcada dental, etc)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *