¿Son buenas las coronas (fundas) e incrustaciones de oro? Salazar Clínica Dental. Dentista en Getafe.

¿Son buenas las coronas (fundas) e incrustaciones de oro?

protesismetal1

Las coronas o incrustaciones de oro son excelentes restauraciones dentales.

La mayoría de los odontólogos del mundo dirán que, posiblemente, sea el mejor material para restaurar dientes.

De hecho el uso del oro dental no es nada nuevo. Dientes molares han sido encontrados datando una fecha de alrededor de 2500 AC. Los dientes estaban unidos con hilo de oro, tal vez asegurando un diente débil a uno más fuerte. Alrededor del 700 AC, los etruscos aseguraban los dientes de remplazo en las bocas de sus pacientes con hilo de oro y también podrían haber usado oro para llenar las caries. Más tarde, alrededor de 1280 DC, Marco Polo reportó que los chinos cubrían sus dientes con hojas de oro fino, por decoración. Este uso del oro no fue, aparentemente, un tratamiento dental, sino más bien, uno cosmético.  El adorno con oro en los dientes anteriores, también se ve (hace unos años en mayor medida) en muchos países latinoamericanos como un signo de riqueza o estatus.

Las únicas desventajas de la utilización del oro dental son dos:

  • Costo      elevado del material (aleación oro) (este costo se suma al costo del      tratamiento en sí)
  • Es      antiestético (en los estándares estéticos actuales hoy en día es tenido      muy en cuenta esta desventaja, salvo casos más radicales como pueden leer      en el post Nuevas tendencias en odontología cosmética y      moda de la parrilla dental o grill) salvo cuando se utiliza como base (casquete)      para cubrirlo con porcelana dental.

Cuando la odontología restauradora daba sus primeros pasos, este material por sus características y propiedades, fue uno de los primeros en ser utilizado y hoy en día se sigue utilizando.

No es raro ver coronas dentales o incrustaciones de oro de más de 20 años en excelentes condiciones.

La durabilidad de este tipo de restauraciones es debido a sus propiedades físicas, químicas y características técnicas (colado, pulido, etc.) en la confección por parte de laboratorio dental y por el acabado que le realiza el odontólogo al material (bruñido) en el momento del cementado en el diente.

También se le atribuyen propiedades antisépticas al oro, pudiendo impedir el acumulo de bacterias sobre él y por lo tanto menos tendencia a recidiva de caries o enfermedades gingivales.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *