Técnicas de obturación de conductos. Apexificación ó apicoformación: Procedimiento: Salazar Clínica Dental. Dentista en Getafe.

Técnicas de obturación de conductos. Apexificación ó apicoformación: Procedimiento:

radiografiaperiapical1

Primera visita

Aislamiento

Preparar acceso.

Establecer la conductometría

Preparar y limpiar el conducto

Secar el conducto

Preparar una pasta espesa de hidróxido de calcio

Introducir correctamente la pasta en el conducto

Colocar una bolita de algodón, seguida de un sellado duradero.

Es imprescindible que el sellado permanezca intacto hasta la siguiente visita.

Tratamiento de las complicaciones

1. Si aparecen síntomas, repetir el proceso de la primera visita.

2. Si persiste o reaparece una fístula, repetir el proceso de la primera visita

Segunda visita (de 4 a 6 meses más tarde):

1. Tomar una radiografía para hacer una valoración comparativa del ápice. (Si no se ha desarrollado suficientemente, repetir el proceso de la primera visita)

2. Hay que realizar una radiografía para restablecer la longitud del diente.

3. Citar al paciente a intervalos de 4 o 6 meses hasta que se evidencie un cierre radiográfico. El cierre se verifica abriendo el conducto y probando con instrumentación; hay que encontrar un tope definido.

A los seis meses cuando se tome la radiografía una de las siguientes cinco condiciones tendrá que encontrarse:

1. No hay cambio radiográfico aparente, pero si se inserta un instrumento, un bloqueo en el ápice del diente será encontrado.

2. Evidencia radiográfica de un material calcificado en el o cerca del ápice. En algunos casos el grado de calcificación puede ser extenso y en otros puede ser mínimo.

3. El ápice radicular cierra sin ningún cambio en el espacio del conducto.

4. El ápice continúa su formación con cierre del conducto radicular

5. No hay evidencia radiográfica de cambios y se presenta sintomatología y/o se desarrollan lesiones periapicales.

No es necesario obtener un cierre completo para proceder a la obturación permanente. Sólo es necesario tener un ápice mejor diseñado que permita la colocación y ajuste de una punta para proceder a la técnica de condensación. Si el grado o la calidad del ápice continúa dudoso, repetir el proceso de la primera visita. Completar el caso cuando se pueda realizar una obturación permanente con gutapercha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *