¿Por qué una corona de zirconio y no de metal-cerámica?

Coronas de zirconio

El óxido de zirconio es un material cada vez más demandado en odontología sobre todo en fundas y coronas sobre implantes. El material es relativamente nuevo, y ofrece varias ventajas sobre las coronas de metal- porcelana que se han usado tradicionalmente por los protésicos.

La gran ventaja de la corona de zirconio es que tiene un color similar al del esmalte y también es transluciente, lo que quiere decir que permite pasar una pequeña cantidad de luz, justo como un diente, así la corona tiene un color más natural.

Además, en pacientes periodontales, la encía se retrae, y si el paciente lleva una corona de metal-porcelana deja al descubierto la parte metálica de la corona, arruinando su sonrisa. Con una corona de zirconio esto no pasa porque son totalmente cerámicas. Por esta razón, son muy recomendables para reconstrucciones anteriores, es decir, las de aquellas piezas que se ven cuando sonríe o habla.

Cada corona de zirconio esta hecha de un bloque de óxido de zirconio y está diseñada por un software especial y fabricada por unas máquinas especiales, ofreciéndoles una resistencia superior a las coronas de metal- porcelana que están hechas a partir de moldes y tienen partes fusionadas.

Las coronas de zirconio suelen tener un precio mayor que las de metal-porcelana, pero muchos pacientes consideran que merece la pena tener una sonrisa más natural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *